lunes, 23 de febrero de 2009

El síndrome de Diógenes

quise hablar de este tema , por que no solo me dejo impresionada
si no que ahora no hace un par de días conocí una persona que padecía este mal.
que mas que un ma;l era morir en vida.......



Algunos ancianos se sienten derrotados y renuncian a vivir con dignidad; con el tiempo se vuelven desconfiados y adoptan una actitud negligente, entre la soledad y la misantropía

CADA cierto tiempo los titulares de prensa recogen la noticia de ancianos hallados muertos en su casa, en el mayor de los abandonos y a menudo rodeados de desperdicios y bolsas de basura cuyo hedor había puesto en alerta a los vecinos del inmueble. Sospechando que algo raro pasaba, llamaron a la policía o a los bomberos y estos descubrieron el cadáver. Un final de la existencia propio de folletines truculentos de otro tiempo, pero por desgracia bastante habitual en nuestros días. En el mejor de los casos, los servicios asistenciales intervienen antes del desenlace fatal, pero lo que encuentran no es menos pavoroso: un ser vivo recluido en una madriguera entre toneladas de residuos que han ido adueñándose de su espacio vital hasta reducirlo al mínimo.

Más allá del patetismo de una situación límite o de una extravagancia propia de personas fuera de sus cabales, el caso es revelador de un trastorno específico descrito por los especialistas: el denominado síndrome de Diógenes, que en España afecta a más de un 3 por ciento de los mayores de 65 años. Diógenes, filósofo griego del siglo IV a. C. y fundador de la corriente cínica, era conocido por su actitud de desprecio por las convenciones sociales, en coherencia con lo cual adoptó un estilo de vida caracterizado tanto por su austeridad como por el abandono de su aspecto físico.

Sin ganas de vivir

Si a Diógenes suele representársele dentro de un tonel, semidesnudo y con el pelo largo y desastrado, los ancianos aquejados por el síndrome viven también en el aislamiento y la incuria. Esta actitud negligente, entre la soledad y la misantropía, revela un sentimiento de derrota, de renuncia a vivir dignamente y en plenitud bien sea por carecer de alicientes para hacerlo, bien por efecto del deterioro psíquico propio de las edades avanzadas. Pero la conducta de los aquejados por el síndrome de Diógenes no implica necesariamente una dolencia mental.


Los primeros estudios sobre el fenómeno se remontan a los años 60 y 70 del siglo pasado, cuando empezó a ser diferenciado de los estados depresivos y las demencias. Ni todos los ancianos que acumulaban cosas ciegamente padecían trastornos psíquicos ni la psiquiatría podía explicar por sí sola algunos de sus comportamientos anómalos.


Generalmente concurren causas diversas que van desde rasgos de personalidad previos hasta factores estresantes específicos de los ancianos. Parece ser que están más predispuestos a sufrir el trastorno los individuos con tendencia al aislamiento o con dificultades de adaptación social, mientras que apenas se da entre personas comunicativas.

En cuanto a los factores estresantes que pueden conducir al síndrome, los más habituales tienen que ver con las dificultades de tipo económico, la muerte de familiares y la sensación de ser rechazado por parientes.

Los sentimientos de inseguridad y de miedo engendran el impulso de acumular cosas -aunque sean tan inútiles o nocivas como los desperdicios- cuyo amontonamiento actúa a modo de muro protector. En cierto modo se trata de coleccionistas; sólo que, en vez de coleccionar selectivamente por afición o 'hobby', lo hacen de forma indiscriminada y guiados por una oscura necesidad de acúmulo compulsivo (la conocida como 'silogomanía'). La soledad hace el resto.

Atrapados por el temor

Estas personas se sienten solas pero a su vez persiguen la soledad, bien por resentimiento hacia los otros, bien atrapadas por el temor a relacionarse con personas ajenas a las que su paulatina misantropía ha ido convirtiendo en seres hostiles en potencia.

Puede ocurrir que de puertas hacia fuera los aquejados del síndrome de Diógenes no se muestren especialmente insociables, mientras que al regresar a sus casas se parapetan en el descuido y la dejadez. De ahí que no siempre sea fácil reconocer su estado, ni mucho menos comprender hasta qué punto son víctimas de una soledad más profunda de la que aparentan. Algunos especialistas han señalado cinco rasgos de conducta para identificar el síndrome de Diógenes. La presencia de dos o más de ellos permite hablar de enfermedad, y en el caso de darse cuatro o cinco se trataría de enfermos muy graves con riesgo de muerte. En trazos gruesos, los rasgos serían éstos: 1) el aislamiento social, con tendencia a rehuir situaciones de comunicación; 2) la reclusión voluntaria en el domicilio, al que se aferran por muy ventajosas que sean las alternativas de acogida que se les llegue a ofrecer; 3) el descuido en la higiene y en la alimentación, en el cuidado de la salud y en la limpieza y el orden del hogar; 4) las reacciones de pobreza imaginaria (se le ha denominado también 'síndrome de la miseria senil'), que llevan a acumular no sólo dinero sino objetos varios, incluida la basura; 5) el rechazo de las ayudas sociales o familiares y la tendencia a volver a sus hábitos de vida después de una temporada de acogida o de apoyo externo.

Sus propios vecinos

La mayor dificultad para intervenir en esta situaciones proviene de la invisibilidad externa de estos síntomas. Los ancianos que se aíslan están condenados a que su situación pase inadvertida incluso a sus propios vecinos, y más aún cuando aquéllos se muestran reacios a cualquier forma de relación con éstos.

Cuando los servicios sociales consiguen intervenir en el caso, las medidas surten efecto inmediato puesto que se trata fundamentalmente de asearlos y fortalecer sus cuerpos con alimentos o fármacos y de poner a trabajar en sus casas a los servicios de limpieza. Pero lo que nadie suele alcanzar a remediar es la soledad, origen y consecuencia de tantas tragedias que suceden sigilosamente en derredor nuestro.

20 comentarios:

Silvia García dijo...

Hola Angélica, había leido ya algo acerca de esta enfermedad, es algo terrible, y que uno suele verlo más frecuentemente de lo que querríamos, la soledad y la falta de amor hace estragos en las personas.
Espero estés muy bien.
Te mando un abrazo

Karmakiller dijo...

wow...muy duro, mas porque es real.

Y los que no soin ancianos?...y se aproximan a esos estados...?

habemus `papa.

un abrazo!

angelica dijo...

que bueno volver saber de ustedes
de todo corazón se los digo

siempre bienvenidos.....)


y buena pregunta karmakiller

me falto profundizar un poco en el tema, le cuento que la persona que conoci especial mente no fue un anciano era una persona como de unos 35 tal ves se fustro en una depresión y se desperdicio no solo en el vicio, en el mugre , el abandono si no también en la soledad quien iva a querer vivir con alguien así,gracias por pasar
un abrazo para vos......

lucas ignacio dijo...

aca en la argentina tambien se han conocido casos de estos.
muy buena nota
saludos

@ngelito dijo...

Hay que ver como actúan determinadas personas en su vida hasta llegar a este punto de marginarse por completo. Es uno de tantos problemas que tenemos en nuestra sociedad manipuladora que nos lleva a distanciarnos cada día mas de la realidad, engañándonos con obtener la felicidad a través de consumir y de tener mas cada día.

Un abrazo

hadanevada dijo...

hola, muy interesante tu blog, al igual que el tema que has tocado, una terrible realidad, muy injusta, yo sufro mucho, pero sobre todo por los animales, que muchas veces son amontonados como basura, viviendo en condiciones horrorosas y su final suele ser trágico, es una pena que me parte el alma...como otras tantas...

un saludo de un
hada amante de los animales.!!!

Aguabella dijo...

Hola ANGELICA

Desgracidamente esta enfermedad cada vez visita más a menudo a nuestros ancianos, una de las causas podría ser la soledad que padecen????
Hay muchas personas mayores viviendo solas en absoluto olvido.
El sindrome de Diógenes es una enfermedad tremenda.

Un beso

Silvia García dijo...

Espero que pases por tu blog.
Hace tanto que no posteas
Espero estés bien.
Solo quiero desearte un muy

¡¡¡ FELIZ CUMPLEAÑOS!!!!


UN ABRAZO GRANDOTE

SILVIA

Silvia García dijo...

Hola Angelica
Como me cuentas que estás tan ocupada, quise pasar por aquí a agradecerte las palabras tan lindas que me has dejado, que no creo merecer por otro lado.
Espero hayas pasado un hermoso cumple en compañía de tus seres queridos, y que mañana tengas una hermosa Pascua.
Un abrazo

"No Olvidar...Siempre Resistir" dijo...

Saludos grandes, Angélica.


Nuevas Entradas:
Otro Desaparecido en Democracia

Golpe de Realidad

www.VerdadesQueMienten.blogspot.com

Wilfredo Jordán dijo...

Estuviste de Cumple, Angélica? Si fue así déjame enviarte mis mejores deseos, ayer,hoy y siempre.

La verdad no conocía esta enfermedad, lo supe al leer tu post, y eso de que conociste a alquien de 35 años, pues, debe ser grave. Habrá que buscar la mejor forma de prevenirla y practicarla, la soledad es un de las cosas más horribles de la vida.

Espero que se encuentre bien, y espero saludarla pronto.

Un abrazo.

Franco: Bardo Verde dijo...

Tanto tiempo! Me gustaría dar una mirada extraña al asunto =P
Puede ser el caso de que los enfermos sean los demas y no esos pobres viejos, la sociedad se encarga de denigrar a los ancianos no solo no respetándolos sino que alejandolos del trabajo y pagando miserias por sus años de sacrificio. Los jovenes no los comprenden y los demas están muy apurados para escucharlos...
Pero bueno, lamentablemente, es mas facil tratar de "curar" a un 3% que a toda la población

suert!

"No Olvidar...Siempre Resistir" dijo...

La realidad duele y es incómoda. Por eso muchos prefieren no mirarla.
Como tantos otros compañeros, desde VQM preferimos luchar y resistir porque creemos que es la única manera de modificarla. Eso si, con seguridad, LA REALIDAD ES TRANSFORMABLE.

"Al fin y al cabo, actuar sobre la realidad y cambiarla, aunque sea un poquito, es la única manera de probar que la realidad es transformable", E. Galeano.

Saludos.

www.verdadesquemienten.blogspot.com

Sofía 'Dominga' dijo...

buenas!
muy bueno reencontrarnos.

es terrible lo que pasa con los ancianos. nunca había oído de esa enfermedad.
por qué no leer, de paso, un libro increible de saramago. se llama Las intermitencias de la muerte. trata de un país en el que de pronto la muerte deja de matar. entonces es increible ver cómo los ancianos comienzan a ser un estorbo para la sociedad. fuerte y buenisimo.

te dejo un saludo!

trejos-comics dijo...

Hola Angelica!... muy buen articulo... no sabia nada acerca de "diogenes"... algo que me parece muy importante resaltar es que esa actitud de derrotismo y avandono es general en nuestro pais... no solo los ancianos indigentes se sientes asi... creo que es un "malestar" nacional... y eso es muy grave para nuetro futuro... un abrazo desde las tierras esmeraldas... :)

"No Olvidar...Siempre Resistir" dijo...

Verdades Que Mienten

Nueva Entrada:

RESPONDIENDO A SU ORIGEN (Derecho aborigen a la comunicación con identidad)

Para los que no lo visitaron últimamente, nuevo modelo de VQM.

Gracias por ser parte del Blog.

www.VerdadesQueMienten.blogspot.com

DiegoHincapie dijo...

Es cierto que muchas veces la vida nos pone pruebas demasiadas duras, hasta llegar a pensar el por wque merecemos algo asi??, lastimosamente muchos deben cargar con esto pero deben luchas para seguir adelante ya que eso es lo que nos enseña que esta vida solo es una y que hay que vivirla muy bien, Le envio un saludo enorme y le deseo muchos exitos Señorita.
ATT:Diego

DiegoHincapie dijo...

Hola,señorita, gracias por visitar mi blog, mira, lo de la expo, fue la participacion de la novena muestra de comics eje cafetero, mis trabajos estan expuestos en comfamiliar de la quinta con 21, la verdad no se hasta cuando estaran. Muchos exitos

trejos-comics dijo...

Saludos Angelika! gracias por el mensaje... un abrazo desde las tierras esmeralda... :)

Silvia García dijo...

Hola querida Angélica, mirando mi último comentario veo que fué allá por Abril, increíble como pasa el tiempo.
Una alegría volver a saber de vos, enterarme de que estás descansando y seguramente postearás algo lindo é interesante como siempre.
Un abrazote enorme y no te pierdas!!
Besos
Silvia