viernes, 27 de junio de 2008

LOS IMPERDONADOS



Sangre nueva se une a esta tierra
Y rápidamente él es sometido
A través de la constante deshonra dolorosa
El chaval aprende sus reglas

Con el tiempo el niño se encierra en sí mismo
Esta cabeza de turco injustamente tratado
Privado de todos sus pensamientos
El joven se esfuerza en seguir adelante hacia lo conocido
La reverencia ante los suyos
Que desde este día jamas
Le robaran su voluntad

Lo que he sentido
Lo que he conocido
Nunca a brillado a través de lo que he mostrado
Nunca ser
Nunca ver
No veré lo que pudo haber sido
Nunca libre
Nunca yo mismo.

Dedican sus vidas
A dirigir toda la tuya
Trata de agrandarlos a todos
Este hombre amargado que es
A lo largo de su vida siempre igual
Ha luchado constantemente
Esta batalla no la puede ganar
Un hombre cansado al que ven que ya no le importa
El hombre viejo se prepara entonces
Para morir lleno de pesar
Ese hombre viejo soy yo

Me pusisteis una etiqueta
Yo os pondré otra
Así que os declaro no perdonados.

8 comentarios:

Marco Cornejo dijo...

Un texto muy interesante.

Sabes todo lo tu escribes, nunca queda ahi, es decir me queda dando vueltas muncho tiempo en la cabeza, pensando en el contenido del texto, y eso me gusta mucho...

Hasta pronto, un beso...

@ngelito dijo...

A veces es complicado no perdonar, pero por el bien nuestro y de quienes nos rodean, debemos perdonar.

Un texto para reflexionar, lo he leído tres veces y me he quedado pensativo.

Muy bueno, un besito.

Franco: Bardo Verde dijo...

"No veré lo que pudo haber sido"

la fuerza de 1000 caballos, montados por 1000 caballeros, con sus espadas cortando los vientos, radica en esa frase...

Entre lineas leí la historia del niño rebelde q se vuelve un viejo amargado... esperemos q no nos pase a nosotros q estamos a mitad de camino...

mucha suert!!!

Carolina dijo...

Comparto lo que dicen los otros comentaristas...no paro de leer lo que escribes ya voy en la tercera vuelta, y por cada ronda me doy cuenta que es tan cierto y que pasa a diario en este mundo...

El perdonar nos hace libres, dejamos de ser esclavos del mal destino.

Esto me lleva a una profunda reflexión, algo que se desencadena por los errores cometidos o incluso por un sometimiento desde niños a una determinada situación...

Aplausos van!

Ah, déjame comentarte que hoy pasaran el documental del asesino en serie, lo tengo que ver!

Estaremos en contacto querida amiga!

Fuerte el abrazo!

lucas ignacio dijo...

lucho contra eso todos los dias. cada dia siento que se quieren apropiar de mi, que solo sea un robot, que encaje en este sistema, que me crea que nací para tal o cual cosa.
a veces me ganan y a veces me escapo.

Aguabella dijo...

Cuanto cuesta perdonar algunas veces, pero hay que intentarlo al menos.
Hay quienes roban la voluntad de los niños a base de prohibiciones absurdas y castigos terribles con oscuros encierros.

Un besito preciosa

Silvia García dijo...

Angélica, preciosa la entrada.
En cuanto al escrito, muy bello, muy duro, "Nunca veré lo que pudo haber sido".
Siento que ante esa imposibilidad, ante lo que no podemos cambiar solo nos queda el perdón, creo la única manera de aliviar nuestro dolor.
Un gran abrazo
PD: Ayer estuve viendo un programa de Colombia y me alegró saber que las cosas están mejorando.

Natacha dijo...

Cuando te pegan una etiqueta en la frente y no lo sabes.... los demás sí y te tratan en función de esa etiqueta. De pronto te miras y la descubres... a veces, es tarde.
Un beso, preciosa
Natacha.